Comerciantes y Guardianes

Comerciantes y Guardianes

extracto del libro

Por Qué Funciona la Globalización

por

Martin Wolf

(Yale University Press - 2004)

Martin Wolf es el Columnista Principal de Economía del Financial Times de Londres. Anteriormente fungió como Economista de Alto Nivel del Banco Mundial, y un Becario del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. La revista Economist etiquetó este libro como, "El tratamiento definitivo del tema."

Capítulo 4, páginas 45-6

"El tercer elemento, para pasar de un estado depredador a un estado liberal “de servicio” y a una economía de mercado exitosa, puede describirse mejor como la moral. Los valores son importantes. El imperio de la ley depende de jueces honestos y policías y soldados que obedecen a líderes civiles, por mucho que los desprecien .... Hoy en día, cualquier lista de estados en los que el ejército está sometido al control civil, encabeza las democracias liberales avanzadas. Pero ¿Cómo una población desarmada consigue tener a su servicio a los que tienen poder sobre ella? Una parte de la respuesta es que les paga razonablemente bien, porque es lo suficientemente próspero para hacerlo. La segunda parte de la respuesta es que proporciona un gobierno legitimado por aprobación popular. Pero la tercera parte es moral. De acuerdo a lo expresado por la periodista y escritora canadiense Jane Jacobs, la simbiosis entre el estado y el mercado que constituye la base de la sociedad civilizada, es equiparable o comparable a la simbiosis entre dos síndromes culturales o morales -- cultura comercial y cultura de guardian. Ambos son necesarios, y juntos, son suficientes.

La esencia del síndrome comercial es el acuerdo voluntario, la honestidad en las relaciones, apertura a los extraños, respeto de los contratos, innovación, empresa, eficiencia, promoción de comodidad y conveniencia, aceptación del disentimiento, inversión para fines productivos, industria, ahorro y optimismo. Esta ha sido la actitud del comerciante a través de los siglos. Los guardianes, por otro lado, evitan el comercio, controlan el territorio, muestran obediencia, disciplina, siguen precedente, respetan a la tradición, son leales, admiran el ocio y atesoran el honor. Este es el carácter distintivo del guerrero. Hoy en día, los guardianes son los servidores del estado. Los comerciantes son los servidores del mercado. Debido a que ambos son necesarios y cada uno deconfía del otro, existe una tensión permanente. Pero la simbiosis ha resultado fructífera. En el fondo está la distinción del comportamiento entre los empresarios que saben que tienen derecho a vender sus productos al mayor postor pero sin utilizar la fuerza, y los jueces y soldados [funcionarios públicos] que saben que no les está permitido vender sus servicios al mayor postor, pero tienen derecho a usar la fuerza."

Danilo Sierra is our Media and Webmaster manager